8 Leyendas Japonesas de los 90’s


Los 90s fueron los años dorados de los deportivos japoneses. La década que nos dio algunos de los autos más icónicos de la historia, y sirvió de inspiración para la primera película de Rápido y Furioso. Para celebrar a esta gloriosa época, repasemos a 8 de aquellas… máquinas increíbles.

Subaru Impreza STI 22B

En 1998 Subaru lanzó una edición especial del mítico STI, que es considerada por muchos el modelo más icónico y exclusivo de la marca. Basado en el chasis de la coupé WRX Type R, el 22B estaba ensanchado como el Impreza que competía en WRC. Eq uipado con un alerón ajustable, un capot y trompa exclusivos, suspensión Bilstein, y lo más importante… el clásico motor boxer EJ20 turbo era reemplazado por el EJ22 turbo, de 2.2 litros, closed deck, desarrollando unos 280 caballos. Con éstas mejoras, y gracias a su sistema de tracción integral simétrico, este Impreza alcanzaba los 100km/h en 4.6 segundos.

Nissan Skyline NISMO 400R

Sin lugar a dudas de los autos más famosos de Nissan, el 400R fue la expresión máxima de la cuarta generación del Skyline. Reemplazando el clásico RB26DETT del GT-R, podemos encontrar al motor RB-X GT2 producido por la empresa de preparación REINIK. Con mayor carrera y diámetro, este corazón derivado del RB26 era llevado a 2.8 litros, y con diversas modificaciones internas y externas al motor, la potencia subía de 280 a 400hp. Con esta potencia y el legendario sistema de tracción integral ATTESA-ETS, el 400R se propulsaba de 0 a 100 en apenas 4 segundos, y continuaba acelerando hasta sobrepasar los 300km/h.

Honda NSX-R

La joya de la corona de Honda y Acura. Un auto verdaderamente revolucionario y minimalista. Con la asistencia de Ayrton Senna, Honda buscaba competir en el mercado de los deportivos con un auto ligero, balanceado, y confiable. Ligereza se logró con el primer chasis de producción de aluminio, el balance se obtuvo ubicando el motor en posición central, y la confiabilidad se obtuvo naturalmente de la ingeniería japonesa — además de ser el único motor normal aspirado de esta lista. El NSX se produjo con 2 diferentes motores, ambos V6 aspirados, el C30A de 3 litros, y el C32B de 3.2 litros. Gracias a la pionera tecnología de VTEC, entregaban 270 y 290hp respectivamente, impulsando al esta leyenda de 0 a 100 en unos 4.5 segundos.

Mitsubishi Lancer Evolution VI GSR

Enemigo natural del Impreza, el Evo nos trae un enfoque totalmente diferente para responder a la cuestión de cómo atravesar cualquier terreno con la mayor velocidad posible. Equipado de uno de los motores 4 cilindros más famosos y resistentes del mercado, el 4G63, con sus 2 litros y su turbo TD05, producía 280 caballos… los cuales eran entregados a las 4 ruedas a través de un complejo sistema de tracción integral computarizado. Toda esta tecnología era capaz de impulsar a este espacioso sedan de 0 a 100 en apenas 5 segundos.

Nissan 300ZX Twin Turbo

Una coupé verdaderamente revolucionaria, ya que fue uno de los primeros autos de producción diseñado con herramientas CAD. La 300ZX Z32 es la otra cara de la alta performance de Nissan de la década. Equipada con tracción trasera, y el motor VG30DETT, V6 de 3 litros biturbo, desarrollaba 300hp. Un motor que no obtuvo el mismo cariño que la familia RB, pero que era igual de capaz. Esta versión también incluyó el mismo sistema de dirección en las 4 ruedas conocido como Super HICAS que Nissan ofrecía con los Skyline GT-R. La Z32 aceleraba de 0 a 100 en 5 segundos, pero lo más admirable es que, gracias a su bajo perfil y diseño aerodinámico, una versión especialmente preparada por las casas JUN Auto y BLITZ, llegó a una velocidad máxima de 420km/h en las planicies salinas de Bonneville en 1995.

Mazda RX-7

Este deportivo se diferencia de todos los demás mencionados en esta lista, por su motor único, el 13B-REW, motor Wankel rotativo de 2 rotores, 1.3 litros, biturbo secuencial, produciendo 280hp. Con un enfoque similar al adoptado por la NSX, Mazda buscaba ofrecer la experiencia más pura de manejo, con un auto muy ligero, tracción trasera, y con una distribución de peso 50/50. El compacto tamaño del rotativo permitía situarlo detrás del eje delantero, aportando a un menor momento polar y a un carácter de manejo realmente neutro. El chasis de las FD es tan capaz, que los preparadores no se cansan de hacer swaps con sus motores favoritos, desde motores Honda K20 hasta V8s monstruosos. Esta última evolución de la RX-7 aceleraba de 0 a 100 en 4.5 segundos.

Mitsubishi 3000GT VR-4

De la misma manera que Nissan tuvo 2 autos muy diferentes como tope de gama, Mitsubishi no se quedó atrás. Al igual que el Evo, la 3000GT también utilizaba un sistema de tracción integral complejo, pero reemplazaba el motor de 2 litros por el gran 6G72. Un V6 de 3 litros, biturbo, de 320 caballos. A diferencia del Lancer, esta coupé fue considerado más un “Grand Tourer”, un auto de ruta, que un auto de pista, ya que gracias a su tren integral, gran motor, sistema de turbos, y toda la tecnología con la que cargaba, llegó a sobrepasar los 1700kg de peso. A pesar de esto, la VR-4 podía despegar de 0 a 100 en escasos 4.7 segundos.

Toyota Supra Twin Turbo

Ninguna lista de autos japoneses de los 90s puede estar completa sin mencionar a la famosísima Supra A80, también conocida como Mark 4. Impulsada a la fama internacional gracias a la primera película de la saga “Rápido y Furioso”, la Supra tiene uno de los motores de 6 cilindros en línea más respetados de la historia, el 2JZ-GTE. 3 litros, biturbo, desarrollando 320hp, y con internals que soportarían triplicar la potencia de fábrica sin problema alguno. Esto sumado a una legendaria transmisión, la Getrag V160, de 6 marchas y a prueba de balas, hacen que sea uno de los autos favoritos de cualquier preparador. Pocos blocks pueden afirmar que toleran 2500 caballos sin partirse a la mitad, y el 2JZ es uno de ellos. De fábrica, la Supra aceleraba de 0 a 100 en 5 segundos.

Lo más interesante de esta lista es que cada fabricante encaró la tarea de crear un auto de alta performance de maneras totalmente diferentes. Vimos autos con tracción integral, tracción trasera… motores en línea, en ve, boxer, y rotativos… desde 1.3 litros hasta 3 litros… aspirados y turbo… y demás características únicas. Ahora la pregunta es… de todos estos, cuál es tu favorito y por qué? Contanos en los comentarios!

Música:
Unknown Brain – Perseus (feat. Chris Linton)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *